Nueve años de SAD

El 6 de agosto del año 2009, la SD Huesca culminó su transformación para ser una Sociedad Anónima Deportiva

Texto: Daniel Longás

Imagen: SD Huesca

En el verano de 2009, José Antonio Martín Otín “Petón”, portavoz de la Fundación Alcoraz, anunció que la Sociedad Deportiva Huesca se acababa de convertir en una Sociedad Anónima Deportiva (SAD). En el panorama futbolístico español, ya hay una amplia mayoría de este tipo de organizaciones. 

La principal diferencia entre una SAD y un club reside la distribución del poder de dicha entidad. En el caso de los clubes, el poder lo tienen los socios. A su vez, para una mejor organización, aparece el socio compromisario, que es una persona que representa a un determinado número de socios. Esta figura es la que se encarga de ir a las asambleas y votar cuando se lleve a cabo una votación. La elección de este representante también se vota por parte de los socios. En el caso de un club, si los socios se ponen de acuerdo pueden echar al presidente, mientras que un una SAD no es posible.

En el caso de las SAD, el poder se distribuye mediante acciones, como si se tratara de una empresa. La SD Huesca, concretamente, cuenta en la actualidad con accionariado dividido en cuatro bloques, que a su vez tienen un porcentaje: Fundación Alcoraz (66,24%), Bahía TyC (15,24%), accionistas de referencia (10,71%) y minoritarios (7,81%). Por tanto, según los datos que facilita en su página web la entidad oscense, el accionista mayoritario sería Fundación Alcoraz, de la que “Petón” es presidente desde el año 2013.

A su vez, según la web oficial, la SD Huesca cuenta con 17.500 acciones, valoradas en 2.625.000 euros. Dichas participaciones están repartidas entre 917 accionistas, que se distribuyen en los cuatro bloques mencionados anteriormente.

Por otro lado, independientemente de cómo sea el reparto accionarial de una SAD, hay que matizar que, a diferencia de los clubes, únicamente pueden dedicarse a la práctica de un deporte concreto. Por lo tanto, la SD Huesca, de forma contraria al Real Madrid o del FC Barcelona, no puede tener un equipo de baloncesto. 

Como ya se ha mencionado, la Fundación Alcoraz posee la mayoría del accionariado del equipo oscense. Se trata de una fundación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover los valores del lema de la SD Huesca: “Fieles siempre sin reblar”. Su presidente es “Petón”, mientras que su vicepresidente, Agustín Lasaosa, es también el máximo responsable del organigrama azulgrana desde 2016. Por lo tanto, en las directivas de las SAD suelen estar aquellas figuras que tienen un mayor poder accionarial, como es el caso de la SD Huesca.

Desde el 6 de agosto del año 2009, el equipo azulgrana ha logrado superar en varias ocasiones sus mejores marcas a final de temporada, logrando incluso dos ascensos a Segunda División y uno a la categoría reina del fútbol español, donde actualmente se encuentra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top