Amavisca: «Estar en el Real Madrid es otra dimensión»

Natural de Laredo, José Emilio Amavisca (19-6-2018) debutó en Primera División a los 18 años, vistiendo la elástica del Real Valladolid. Sin la repercusión mediática de un galáctico, terminó fichando por el Real Madrid, equipo con el cual terminó levantando una Copa de Europa. Era la Séptima de los merengues, rompiendo con 32 años de sequía en esta competición. 

Imagen: EFE

Coincidió con el actual entrenador de la Selección Española de Fútbol en las convocatorias de La Roja, llegando a conseguir su otro gran galardón: el oro olímpico.

A pesar de ser reconocido madridista, uno de los días más felices de su carrera deportiva fue cuando arruinó el centenario del club blanco. Lo hizo vistiendo la camiseta del Deportivo de La Coruña y considera que fue un importante hito en la historia del conjunto gallego.

Además de jugar en el Real Valladolid, Real Madrid y Deportivo de La Coruña, también lo hizo en las filas del Lleida, Racing de Santander y RCD Espanyol, donde terminó su carrera futbolística.

En la actualidad es comentarista de radio y juega partidos de veteranos siempre que tiene ocasión. También es el director de la Escuela Municipal de Fútbol de Santander. Desde que colgó las botas, Amavisca jamás se ha apartado de la que es su mayor pasión: el fútbol.

  • En la temporada 89-90 debutó ante el Celta en Primera División con tan solo 18 años. ¿Cree que debutar tan joven en Primera es lo adecuado? En su caso, ¿fue clave para tener una carrera exitosa?
  • En mi opinión, pienso que cada jugador es un mundo. Hay futbolistas que son maduros para jugar a alto nivel con 18 años. En cambio, otros con 25 no lo son. En mi caso, creo que era físicamente muy tierno todavía. Esto provocó que me costara aclimatarme a la categoría.
  • ¿Cómo describe su etapa en la que fue cedido al Lleida tras la llegada de Maturana al Valladolid?
  • Para mí, la cesión a Lleida fue la confirmación de que podía ser un jugador profesional. La Segunda División es una categoría muy dura, y me sirvió para hacerme un hombre futbolísticamente hablando.
  • ¿A quién considera como su ‘padrino’ futbolístico?
  • La persona que más ha influido en mi vida para llegar a ser futbolista ha sido mi padre, sin ninguna duda. Él también lo fue, así que me inculcó el amor y la dedicación por este deporte.

“Segunda División me sirvió para hacerme un hombre, futbolísticamente hablando”

  • ¿Cómo le cambió la vida al firmar por el Real Madrid?
  • Bueno, varía todo lo que tienes alrededor. A mí, como persona, no me cambió en ningún aspecto. Creo que siempre he sido el chico sencillo, sin influir con qué camiseta jugaba.
  • ¿Sintió presión al llegar al Real Madrid por formar parte del equipo que tuvo que preceder a la Quinta del Buitre?
  • La verdad es que siempre he sido bastante tranquilo. No cabe duda de que formar parte de un equipo como el Real Madrid es entrar en otra dimensión. Pienso que es mucho más bonito tener esa presión por ganar que, por el contrario, tenerla por no perder y evitar un descenso de categoría.
  • ¿Qué similitudes encuentra entre el equipo que consiguió la séptima y la décima?
  • Creo que la séptima fue mucho más esperada. El Real Madrid llevaba 32 años sin ganar una Copa de Europa. Además, creo que nuestro equipo no tenía las grandísimas estrellas que vendrían después. En ese sentido, éramos una plantilla más modesta.
  • ¿Cómo fue pasar de ganar una Champions con el Real Madrid a terminar amargando la fiesta del Centenario merengue, con la consecución de la Copa del Rey?
  • Para mí fue una gran alegría, porque como profesional me debía al Deportivo de La Coruña. Así mismo, esa fue una hazaña muy importante en la historia del club. Siempre he sido madridista, pero he de reconocer que ese día fui muy feliz.
  • ¿Qué premio llenó más su currículum? ¿La Copa de Europa con el Real Madrid o el Oro Olímpico?
  • La verdad es que he sido muy afortunado en cuanto a títulos se refiere. Por supuesto que estos dos son los más importantes y no los cambiaria por nada. Sería incapaz de elegir uno de los galardones, así que me quedo con ambos.
  • Usted coincidió con Luis Enrique en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1996. ¿Considera que es una buena elección como seleccionador español?
  • Además de un buen compañero y un gran futbolista, creo que Luis Enrique es un lujo para la selección española. Tener un entrenador top, como es él, al servicio de la selección es una auténtica garantía de éxito.
  • ¿En qué se diferencia ver el fútbol desde el verde a hacerlo desde una cabina de radio?
  • En absolutamente todo. Es mucho más sencillo ver las cosas desde la cabina. No me extraña que a veces digan las cosas que se dicen. Todo se ve tan fácil que estoy seguro de que muchos piensan que podrían jugar ellos también.
  • Es habitual verle participar en encuentros de veteranos. ¿Echa de menos el fútbol?
  • Sigo disfrutando del fútbol a mi edad. Juego muchos partidos de veteranos, hago partidos en la radio, soy el director de la Escuela Municipal de fútbol de Santander, etc. El fútbol siempre formará parte de mi vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top